viernes, 31 de octubre de 2008

Exposición en la Casa Guerrerense en el DF

Destacamos el Boletín de Prensa no. 1159-08, de la Dirección General de Comunicación Social del Gobierno del Estado de Guerrero, publicado el día de hoy:
.
Exponen ofrendas típicas del estado en la Casa Guerrerense de la Ciudad de México
.
Ciudad de México, 31 de octubre del 2008.- Como parte de las actividades para conmemorar el Día de Muertos, la directora de la Casa Guerrerense en esta ciudad, Fernanda Anaya inauguró la exposición de ofrendas representativas a las regiones de la entidad, cuya característica principal es el uso de la flor se cempasúchil.
Acompañada del director de Educación Básica del Gobierno del Distrito Federal, Rafael Aréstegui Ruiz, la funcionaria explicó que en las siete regiones del estado se hacen caminos con los pétalos de la flor de cempasúchil y que todas las ofrendas son acompañadas con veladoras y velas.
En la región Norte, sobre todo en Iguala, con las ofrendas se escenifica la manera en que murió la persona, se usan muñecos y objetos para representar un accidente automovilístico, una cama de hospital, entre otras situaciones.
En esa misma zona de Guerrero los alimentos típicos que se colocan son chile de ciruela con carne de puerco, fruta, atole, pan, bebidas alcohólicas y se rematan con un arco de flores que simula la entrada al cielo.
En la Montaña destacan en la decoración de las ofrendas los petates y las cruces de ocote. En la Costa Chica se usan troncos y hojas del árbol de plátano, además de pescado frito, mole, carne de puerco en salsa roja o verde y chilate, que es típico de aquellos lugares.
Por otro lado en la Tierra Caliente se pone en la ofrenda mole, guisos acompañados de tamales uchepos con crema y las troqueres –pequeñas tostadas–, además de café, mezcal, fotos de los difuntos y figuras religiosas.
En la Costa Grande se usa en las ofrendas el copal y alimentos como cuche relleno, mole, morisqueta, tortillas, frijol, café, dulce de coco y la bebida típica de la región que es la tuba. También se coloca un manteado que imita el cielo del que cuelgan santos, angelitos y otras figuras que acompañan la foto del recordado.
Por último en la zona Centro se acostumbra decorar la ofrenda con pozole, elopozole, tamales nejos, mole, pan de semita, atole y chocolate, mientras que en Acapulco algo característico de las ofrendas son las cruces hechas con semillas como frijol y maíz.
Nota completa en: