lunes, 25 de octubre de 2010

Fiesta en Tlapa en honor al Señor del Nicho

En la edición del 25 de octubre de 2010, LA JORNADA GUERRERO publicó la siguiente nota:
.
Desde hace 24 años, la familia Acevedo Cruz forma figuras con imágenes religiosas o mensajes de paz para la procesión anual del santo patrono
Decoran con tapetes de aserrín calles de Tlapa en honor al Señor del Nicho
Sergio Ferrer Corresponsal)
.
Tlapa, 24 de octubre.
Alicia Olga y María Elena Acevedo Cruz desde hace 24 años decoran con tapetes de aserrín y viruta de colores la calle Guerrero, de esta ciudad. Los tapetes que lucen diseños de cruces, mensajes de paz o imágenes religiosas se elaboran en honor al Señor del Nicho que celebran los fieles católicos. La tradición, que comenzó hace más de dos décadas, ha crecido hasta ocupar varias calles de Tlapa.
Las hermanas Acevedo Cruz relataron en entrevista con La Jornada Guerrero que el iniciador fue el doctor Luis Muñoz, quien ponía al principio una mesita para que el Señor del Nicho tomara un descanso durante el recorrido de la procesión anual. A partir de esto, se puso de acuerdo con Rogelio Acevedo, difunto hermano de Alicia y María, para que Muñoz colocara en la calle donde vive el pequeño descanso con alguna figura y, “en la calle Guerrero mi hermano y el doctor Pinzón comenzaron a colocar los tapetes de aserrín”.
Durante muchos años sólo se colocaron tapetes en la cuadra donde viven estas familias, tras preguntarles la gente de las calles aledañas cómo le hacían, desde hace aproximadamente ocho años, se extendió a todo el cuadro principal del centro de Tlapa.
En los festejos por el Señor del Nicho sacan de la iglesia la figura que recorre varias calles de la ciudad; los fieles también caminan por el centro de Tlapa, visitan varias estaciones donde se reza o se canta.
Desde el jueves, se registró la llegada de peregrinos de los estados de Puebla, Morelos y el Distrito Federal, además de las localidades de La Montaña que asistieron a la procesión.
Las hermanas Acevedo Cruz afirmaron que no manejan algún permiso del ayuntamiento, porque es una tradición muy especial, “le vamos dejando a la siguiente generación las labores para que empiecen a realizarlo; no se paga, es de cooperación entre vecinos, si quieren ayudar les damos de comer. Antes nuestra madre daba mole, ahora por el tiempo hacemos sólo chileajo”.
El domingo, en el Segundo Festival de La Montaña, se presentó la Orquesta Filarmónica de Acapulco, bajo la dirección de Eduardo Álvarez.
.
Consultado en: