lunes, 23 de enero de 2012

Cultura en Guerrero

 
Yo, ciudadano
Apreciable C. Alejandra Frausto:
Gustavo Martínez Castellanos
El 19 de enero, después de siete meses de tratar de hacer contacto con ella, por fin se dignó a dirigirse a mí la C. Alejandra Frausto, “Directora General del Instituto Guerrerense de  la Cultura”. Lo hace a través de un oficio (IGC/DG-ACA/DEIP/016/2012) con copia al Gobernador, por vía e-mail y desde la dirección de Citlali Guerrero (Patrimonio artístico).
En su texto no da respuesta a mis preguntas de la serie “No confiamos” sino que “responde” al gobernador (no a mí) algunas las propuestas que entregué en varios fólders al secretario particular de Ángel Aguirre para su exclusivo conocimiento el 09 de enero.
El oficio me indica que mi propuesta “de realizar el Taller de Creación Cuentística” ya está cubierta por un futuro “Diplomado en Creación Literaria, coordinado por el INBA” que si “se puede replicar en las otras regiones de la entidad” y “Dependiendo de la demanda se evaluará la pertinencia de la creación de una Escuela de Escritores”. Al respecto la C. Alejandra Frausto me pide que le envíe a mis alumnos a dicho Diplomado.
“Sobre la creación de la Editorial Guerrero y la Biblioteca Guerrerense”, me dice que se “ha lanzado” (sic) “un Programa Editorial que tiene como objetivo difundir la literatura guerrerense y sobre Guerrero en el ámbito local, nacional e internacional” de cuyo, en la  sección “Los esenciales, se incluirán las obras de los escritores que forman la tradición literaria de la entidad, acompañados de estudios críticos sobre su obra”.
Y “Respecto a la creación de los certámenes de declamación y oratoria” de mi propuesta me recuerda que “ya existen concursos de estas disciplinas organizados por instituciones como la Secretaría de Educación Guerrero y la Secretaría de la Juventud”.
Deseo responder a ese e-mail no con copia al gobernador sino a los guerrerenses para su superior conocimiento. Y, agradecer a la C. Alejandra Frausto por haberme tomado por fin en cuenta después de que durante toda su gestión al frente del Instituto de Cultura de mi estado su actitud hacia mi persona como creador e investigador ha sido de inmerecido desprecio, discriminación, atropello a mis derechos –de audiencia y de petición- y desdén.
Apreciable C. Alejandra Frausto: algo que con su experiencia debería saber es que la inteligencia, como la vida, siempre se abre paso. También debería usted haber aprendido ya que la cultura de un grupo humano –estado, ciudad o aldea- no puede monopolizarse; que, a pesar de su puesto en esta administración, usted no es la depositaria del legado cultural de mi estado ni del de mis paisanos y que tampoco puede secuestrar el ejercicio gubernativo de ninguna administración. Los ciudadanos –aunque a usted le pese- contamos con la libertad de dirigirnos a las instancias superiores de nuestro gobierno para hacernos escuchar cuando los encargados de los niveles subordinados nos niegan ese derecho. Por todo ello, en ocasión de la invitación que me hiciera la Doctora Ángela Manzano a la presentación de la Revista Amate en Casa Guerrero (a la que usted no se dignó a asistir) fue que aproveché para dejarle al gobernador varios fólders con mis propuestas. No me explico cómo es que terminaron en sus manos, C. Alejandra; la felicito: tiene usted un excelente servicio de espionaje en Casa Guerrero.
Sobe todo porque ésa, su astuta movida, me ha dado la oportunidad de enterarme de lo que usted está realizando en su puesto de cultura. Y de lamentarme porque haya convertido a la cultura de mi estado en un evento cuya superficialidad –como todo desastre venido de fuera- tardaremos en subsanar los guerrerenses cuando usted se haya ido.
En primer lugar, déjeme informarle que un taller de cuento no es lo mismo que un Diplomado en creación literaria; no sólo por la diferencia de géneros sino por el tiempo y los recursos que comprenden. Al menos, mis talleres, tienen seis años, han generado sólidos escritores y han dado a Guerrero premios locales, estatales y nacionales. Además, son gratuitos, no le han costado un centavo a los contribuyentes. Aparte, son para todo mundo, no sólo para quienes “quieran profesionalizarse”. Vista de este modo, mi propuesta es más amplia, profunda y eficaz que la suya, y se la he ofrecido al gobernador para que funcione en todo el estado en las mismas condiciones y con los mismos resultados. Usted espera que su Diplomado junte gente para convencer al INBA de que erija aquí una escuela de escritores. Pero, si no consigue usted llenar su diplomado, ¿qué va a hacer? ¿Ni escuela, ni talleres? ¿Ya pensó en eso? No, no se preocupe, sé la respuesta: No ha pensado en eso, porque la ideota de la Escuela de Escritores no es suya, es de Citlali, de quien usted ya es la nueva marioneta. Lamento repetirle esto (porque ya se lo había advertido): la estupidez de Citlali es contagiosa porque su tesón es iterativo; con él convenció a Félix Salgado de erigir el Centro de las Artes en Acapulco y la fiesta de la Nao. Y ahí están sus resultados: el edificio lleva cuatro años sin ser terminado y la fiesta de la Nao lleva cuatro emisiones sin generar investigación ni análisis y sin dar un solo satisfactor ni económico ni cultural a Acapulco. Igual pasa con sus encuentros de escritores, si sirvieran de algo usted no estaría pidiéndonos a los talleristas locales que le mandemos gente. Pero, sobre su Escuela de Escritores, hablaremos después. Permítame tocar los siguientes temas de su envío:
Su “Programa editorial” tiene como criterio “difundir la literatura guerrerense y sobre Guerrero” ¿Sólo eso? ¿Y la investigación? ¿Y el análisis?  De la misma forma dice que los libros de su colección Los esenciales, irán “acompañados de estudios críticos sobre su obra”. De la autoría de ¿quién?, ¿de sus amigos del D. F.? Porque el proyecto que llevé al gobernador (y que no sé cómo acabó en sus manos, C. Alejandra) exige que esos estudios críticos sean realizados por investigadores guerrerenses (que los habemos, aunque usted no lo crea); y además, contempla la exigencia de que todos los libros se diseñen y se maquilen en imprentas guerrerenses. No se sorprenda, la idea no es mía, es del economista Ángel Aguirre Rivero quien se comprometió a potenciar la economía estatal privilegiando a las empresas guerrerenses. Claro, a menos que usted, a través de sus padrinos del D. F., ya lo haya presionado para que se desdiga de ése compromiso con nosotros, los guerrerenses.
Por último: quizá en sus clases de la escuela primaria alguno de sus maestros le haya dicho que aparte de la literatura existen otras seis artes ¿qué piensa hacer por ellas?, ¿nada? ¿Sólo privilegiará el área literaria porque esa beneficia directamente a sus amigos Citlali Guerrero, Jeremías Marquines, Iris García, José Dimayuga, Antonio Salinas y Federico Vite? ¿Les va a crear una Escuela de Escritores cuando hay tantas carencias en Guerrero?

C. Frausto (lo siento, ayer me enteré de que usted no tiene grado profesional, por eso la C.) le agradezco su envío. Lamento que hasta ahora -y como resultado de un acto de espionaje- por fin me tome en cuenta; sobre todo, porque si los funcionarios que rodean al gobernador atendieran y escucharan al pueblo cuando éste se los pide, tal vez los jóvenes Alexis Herrera y Gabriel Echeverría (qepd) seguirían vivos. No se preocupe, no tomaré autopistas ni gasolineras, aunque con sus atropellos usted me ha dado razones de sobra para que yo eleve una enérgica protesta. En su lugar, apreciable C. Alejandra Frausto, continuaré intentando ser escuchado por vías pacíficas. Yo no caeré en provocaciones que funcionarios como usted usan para orillar al pueblo a pedir, al fin, la caída de su propio gobierno.
.
Nos leemos en la crónica gustavomcastellanos@gmail.com;
PD El poemita de Edgar Pineda que su administración cultural puso en la barda del IGC en Acapulco “en plena costera” (El Sur dixit) -entre otras- tiene terribles faltas de ortografía.
.
.
 Apreciable C. Alejandra Frausto II
Gustavo Martínez Castellanos

Mi envío anterior generó varias reacciones positivas y una negativa (y una llamada inverosímil). A la amable lectora que me dice que sólo hallo errores en la gestión de Alejandra Frausto; quiero responder que también le he hallado el lado amable y, que, ante su necesidad de juntar muchos escritores para que el INBA no deseche su proyecto de erigir su Escuela de Escritores, le envío estas propuestas para llenar su Diplomado de Literatura.
1.- Pida al alcalde Manuel Añorve que le pague hospedaje, comida y alcoholes a cada asistente; a cambio, usted y ellos podrían pujar por él para que el PRI lo haga candidato a Senador. (Y vigile que no vaya a “colarse” al Diplomado el licenciado Figueroa Smutny).
2.- Publique en El Sur y La Jornada: “¡Este Diplomado es de puro alcohol y desmadre, ja, ja, ja!” “Aquí venimos a pasárnosla a toda madre, ja, ja, ja”. Así, sin duda, los amigos de Jeremías y Citlali vendrán de todas partes para inscribirse en él.
3.- Que Jeremías traiga a escritores del Pacífico (desde  Tijuana hasta Centroamérica) para que aparte de que el Diplomado luzca lleno de gente, se vea internacional y “cool”; no lleno de “acapulqueños nativos e indolentes” o de “guerrerenses violentos y pendejos”.
4.- Que Antonio Salinas aparezca en la invitación que envió Citlali junto a un barril o cajas de cerveza. Si lo hace otra vez con una sola cerveza Victoria en la mano los escritores que siempre invita a su Encuentro con cargo a nuestro erario no vendrán a su Diplomado.
5.- O que proclame a los cuatro vientos: “¡Este Diplomado sí da leche!, ¡que venga Aurelio Peláez a apretarle las ubres!” para que, por si no hay alcohol (ni desmadre) sus invitados cuando menos crean que al final podrán beber algo.
6.- O que Jeremías le repita a Gisela Ortega que es una “fulana” “valemadrista”, “irresponsable y mentecata” que “se ha destacado por su improvisación y evidente estupidez”, para que la Secretaria de la Juventud libere rápido el recurso que haga atractivo su Diplomado para los futuros escritores locales y éstos lo llenen de principio a fin.
7.- Que Citlali agilice sus gestiones “para que nos inunden escritores venidos de fuera”, (sabrá ella para qué). Total, también pueden usarlos para llenar su Diplomado.
8.- Que deje de llamarnos “nativos indolentes” a los acapulqueños y que Jeremías deje de llamarnos “guerrerenses violentos y pendejos”; para que, por si llegamos a asistir a su Diplomado, al rato no diga: “Ya ven; se los dije: son bien pendejos”.
Apreciable C. Alejandra Frausto; tal vez usted piense que las cosas no están tan mal como para hacer bromas, pero no hay otra forma de pensar en su Diplomado sino como un subterfugio para erigir su Escuela de Escritores porque posiblemente tienen todo armado y sólo les falta cubrir las apariencias. Vista así, su Escuela es otra imposición. Otro atropello.
Su IGC nunca pidió a los guerrerenses ni a la comunidad cultural su opinión sobre ese proyecto. Hasta El Sur, que hace unos días se autoproclamó “defensor del derecho a informar” guardó cómplice silencio. Todo se hizo a espaldas del pueblo.
¿Quiénes llegaron a la conclusión de que Guerrero necesita una Escuela así? ¿A través de qué instrumentos de medición? ¿Qué va a solucionar en una ciudad en la que, en promedio, no se lee ni se escribe? ¿Cómo evitar que beneficie sólo a un grupo de personas y que el resto de los guerrerenses siga sin acceder a los servicios culturales que este gobierno está obligado a brindarles? Por último: ¿Por qué enviaron la invitación al Diplomado vía e-mail (porque ahora sí enviaron invitación) y “a petición de Citlali Guerrero”? ¿Están usted y el IGC candidateándola para un puesto de elección popular?
La propuesta de su Escuela de Escritores es un error. En el oficio que me envió con copia al gobernador usted escribe: “Dependiendo de la demanda se evaluará la pertinencia de la creación de una Escuela de Escritores”. Con ello da a entender que usted no sabe cuántos escritores hay en Guerrero; ni cuántos aspirantes a serlo. Es más, no sabe cuánta demanda hay por una escuela así. Esa torpeza conducirá al INBA a malgastar recursos.
Además, realizar un Diplomado en lugar de un estudio de mercado para explorar la demanda, es tramposo. En el Diplomado no se discutirán ideas en torno a la erección de su escuela, sino con referencia al Diplomado. Y usarlo como parámetro de medición es indigno, porque todo diplomado termina con menos asistentes que con los que inició. Lo sabemos: para justificar su proyecto ustedes usarán sólo la lista de inscripción.
¿Dónde estará el campus? y, ¿quiénes serán sus maestros?; es evidente que Citlali y Jeremías no erigirán una escuela para que otros den clases y cobren en ella (ya les pasó con la Nao). Y es seguro que el INBA no soportará de su presupuesto el envío de maestros cada semestre. Si el objetivo de la Escuela es sólo enseñar a escribir ¿nadie le dijo que esa idea ya fue presentada a la SOGEM y que ésta la rechazó por irrealizable?
Antes, era muy bien visto erigir escuelas. Hacían falta. Ahora, sobran. Además, toda escuela pública en Guerrero tiene tremendos problemas laborales y financieros. Vea Ayotzinapa; la UAG, la UPN, Sentimientos de la Nación, los Tecnológicos. La OFA lleva sexenios sin aumento en su presupuesto; a su Conservatorio ingresan quienes tienen dinero. Su producción de músicos profesionales es mínima. Aunque usted no lo crea, la causante de esos déficits no es otra que la pobreza que padece Guerrero. Se lo anticipo: usted no invitará al gobernador a cortar el listón de una escuela productiva sino de otro elefante blanco. Como el Centro de las Artes en Acapulco y la fiesta de la Nao.
Además, en este momento erigir una escuela así sería una increíble falta de respeto al luto por los normalistas caídos. ¿Qué mensaje les enviaría este gobierno?, ¿de cinismo o de insensibilidad?: para los jóvenes de Ayotzinapa, represión y estrecheces; para el grupúsculo de Citilali, una escuela nueva. Que además consolidaría otro cacicazgo. Uno cultural. He intentado evitar que el gobierno de Ángel Aguirre pase a la historia como el artífice de esa aberración, pero usted se niega a ayudar.
Ante la realidad que cito, todas las propuestas que presenté al gobernador (y que aún no sé cómo es que acabaron en sus manos) exigen una participación de la gente con auténtica entrega al trabajo cultural -en cada región, en cada municipio- a través de concitar la investigación, el análisis y el conocimiento de lo que somos los guerrerenses. Mis proyectos buscan despertarlo. Erigirse sobre sus valores. Los proyectos que usted me ha enviado sólo buscan que el guerrerense se apoltrone y sea un espectador más que consuma los productos de sus amigos de fuera. Yo busco reactivar nuestra cultura y nuestra economía regionales. Busco engrandecer a mi estado. Ni usted ni nadie puede coartarme ese derecho ni el de pedirle al gobernador de mi estado que me reciba y me escuche. Nadie.
Las propuestas con que inicia este envío, apreciable C. Alejandra Frausto, no son de broma; están basadas en la realidad y en declaraciones de Jeremías, Salinas  y  Citlali. Que ahora usted y ella nos pidan que asistamos a su Diplomado y con base en mentiras, es otro insulto. Por ello, una última propuesta: Si nos quieren en su Diplomado deberían pagarnos para asistir. Lo digo en serio. ¿Por qué a escritores de fuera si se les paga y a nosotros no? Al menos, por su cargo, usted está obligada a desmentir a Jeremías cuando él dice que los guerrerenses somos “violentos y pendejos”. (En la próxima: la “llamada inverosímil”).  
.
.
Apreciable C. Frausto III (La llamada inverosímil)

                                                                                                 Gustavo Martínez Castellanos
No tengo el gusto de conocer a la señorita Anarsis Pacheco; pero el sábado 21 -a menos de doce horas de que subiera el primer texto de esta trilogía- me habló por teléfono a mi celular para pedirme que le concediera una entrevista al periódico para el que reportea: El Sur. Confieso que me sorprendió. Desde 1997, cuando El Sur intentó someterme a su política al suprimir sin avisarme la columna que Juan Angulo me había pedido que le escribiera “aunque fuera una vez por semana”, no había tenido otro tipo de relación con El Sur que la de defenderme de sus embates porque su director me había agarrado odio jarocho porque Ángel Aguirre me había ofrecido su amistad y yo la había aceptado.
No fui el único. Años más tarde supe que le hizo lo mismo a Juan López porque había recibido de manos de Zeferino el premio estatal de Periodismo Ignacio M. Altamirano. “Devuélvalo”, dicen que le ordenó Angulo a López. Y López lo mandó al carajo.
La postura de El Sur era lógica: para ellos Aguirre era el cacique priísta que había defendido a Figueroa después de la matanza de Aguas Blancas. Y Zeferino había usado a El Sur para llegar hasta la gubernatura y después lo desechó como papel periódico usado.
Sin embargo, Citlali e Iris García hoy son empleadas de Aguirre ¿por qué El Sur defiende sus intereses y oculta sus corruptelas? Puede ser por la misma razón por la que ahora El Sur publicita todas las actividades y declaraciones de Zeferino en su campaña hacia una senaduría por el PRD o la alcaldía de Acapulco por el PAN: por dinero, cinismo y doblez. Bueno, también por la profunda estima que el encargado de la sección de Cultura del tabloide tiene por un teatrero muy amigo de Citlali y Jeremías a quien El Sur y el PRD han hecho dos veces director de cultura de Acapulco. Y ahora quieren que dirija el IGC.
Por mi desacato (negarme a “cortarlas” con Aguirre) El Sur me atacó con todo durante nueve años; a grado tal que cuando protesté en la inauguración de Fiesta de la Nao Juan Angulo se descaró y felicitó en su columna a Fabiola Vega y Citlali Guerrero “por el excelente espectáculo que nos merecemos los guerrerenses” (aunque él es chilango). Me dejaron en paz cuando escribí en un artículo que El Sur y La Jornada, al atacar con todo su poder a un ciudadano común e inerme, sólo lo volvían fuerte y famoso. Y me olvidaron.
Hasta este sábado 21 en que Anarsis Pacheco –que no sé cómo consiguió mi número de celular- me pidió que le concediera una entrevista sobre el PECDAG.
Estas entrevistas tienen tres bases: describen el proyecto del entrevistado y ponen en sus labios que el Programa es bueno pero que “en Guerrero faltan recursos”; (la tercera, la explico adelante). Ese fue el formato que El Sur usó para las entrevistas de dos de mis alumnos: Ari González y Astrid Paola. Empero, lo inverosímil no radica en el hecho de que Anarsis no sepa qué es El Sur; o en el hecho de que El Sur haya querido chamaquearme, sino en el hecho de que El Sur me pida una entrevista para saber mi opinión cuando cada semana subo a mi blog mi opinión sobre diversos tópicos del estado y la cultura. Blog que, en El Sur, cuando menos, tres personas leen obligatoriamente.
Lo sé porque en El Sur trabajan algunos amigos míos (espero que esto no desate una cacería de brujas) y porque muchos de mis artículos son replicados en sus páginas como noticias. Sólo por poner un ejemplo, este jueves apareció en la sección de cultura la nota de Anarsis Pacheco: “Se inscriben en el IGC 45 escritores al diplomado de Creación Literaria del INBA” en la que responde a algunos de los cuestionamientos que le hago a Alejandra Frausto en mis últimos envíos; y abunda: “el proyecto fue gestado desde el año pasado a través de la dirección de Patrimonio Cultural (en manos de Citlali) pues siempre se ha dicho (sic) que una de las carencias que hay en el estado y una necesidad primordial es la formación de los creadores”. Y he aquí la tercera base de las entrevistas de El Sur: ¿quién declara el sic?: El Sur. De esta forma, el tabloide cierra su propio círculo retórico y juega a ser el gran diseñador de la cultura en Guerrero (y de muchas otras cosas). Sólo hay que observar sus parámetros de medición de las necesidades de la cultura en Guerrero para medir el tamaño de su estupidez: “pues siempre se ha dicho”. Con ella, el grupito de Citlali se enquista ahora en el INBA una vez que con su marido han conquistado CONACULTA con sus encuentritos de escritores. De esta forma engrosan su número de seguidores y consolidan su cacicazgo cultural. Con la dirección de El Sur y la entusiasta ayuda de Alejandra Frausto. En el gobierno de Ángel Aguirre. En la era del PRD.
La nota abunda en que Iris García coordina este Diplomado pero, ni El Sur ni Alejandra Frausto responden a mi pregunta: ¿bajo qué criterios seleccionaron a Citlali Guerrero para una dirección y a Iris García para coordinar este Diplomado? ¿Por qué ellas? si hay gente con más experiencia en Guerrero. De Citlali sabemos que tiene el respaldo de muchos políticos del PRD local. De Iris, que era esposa de Federico Vite y que daba un taller de cuento en el que sus alumnos le corregían las faltas de ortografía. Lo que ni El Sur ni Frausto dicen es que, al igual que ella, son imposiciones del PRD.
Amén de todo esto, la nota de El Sur confirma mi dicho: sólo 45 escritores locales (mis consejos funcionaron) recibirán instrucción en Acapulco. Para los demás guerrerenses, nada. Discriminación. Olvido. Analogía perfecta de nuestra historia nacional, en Guerrero sólo las elites y los grupos de poder tienen derechos. El resto de los mexicanos, no.
Le dije a Anarsis Pacheco: “Lo siento; no puedo conceder entrevistas a un diario que distorsiona todo lo que uno dice”. Creo que ella entendió. Gracias por eso.
Pero hubo otra llamada inverosímil. El lunes 23 a las nueve de la noche. Un señor que no quiso dar su nombre me dijo que el licenciado Everardo García Mondragón, Secretario Particular del Gobernador, quería que yo fuera a su oficina en Chilpancingo para que él me explicara el oficio del IGC. Le respondí que no tenía ni dinero ni tiempo para gastarlo en esas cosas, que tengo que trabajar para mantener a mi familia; pero que le agradecería mucho que le dijera al licenciado Mondragón que desde el 29 de agosto pedí una entrevista con el gobernador y que no me ha resuelto al respecto. El señor tomó nota y prometió darle el recado al licenciado Mondragón. Después corroboré que el número desde el que me habló era oficial y decidí esperar. Hasta este jueves que hablé para preguntar sobre mi petición. Después de varios intentos entró la llamada y, de forma entrecortada, una secretaria me dijo: “Dice el licenciado Everardo que le dará la cita con el gobernador hasta que estén dadas las condiciones”. Después de la carga marxista de la frase colegí que va a ser imposible que el gobernador me reciba: tiene que atender un rebrote de influenza, otro de violencia y uno del narco; aún está vigente el problema policiaco de Ayotzinapa y las elecciones tocan a la puerta. Será una larga jornada. Una de las grandes formas de la amistad es la comprensión. A Ángel le quedan tres años de gobernador. Ya habrá tiempo para un encuentro y para conversar. De momento daré vuelta a esta página y continuaré trabajando por mi ciudad y por mi estado como hasta ahora lo he hecho: con mis recursos propios. Prometí no tomar autopistas ni gasolineras y cumpliré. Espero que ustedes, apreciables lectores, continúen acompañándome en este ejercicio de libertades y de diálogo.
.
Nos leemos en la crónica gustavomcastellanos@gmail.com;

1 comentario:

Letichikita dijo...

Hola, soy una seguidora de su blog porque me gusta estar entereda de las cosas culturales, pero lo que no me agrada es que ustedes sigan publicando las desviaciones mentales de este señor Gustavo, que no es más que un chantajista que se dice periodista. Varias veces a ido a mi negocio a amenazarme con exhibirme en su columna porque quiere que le de 3 mil pesos para el funcionamiento de un taller de escritura que tiene. Nosotros le hemos apoyado otras veces pero ya no podemos y ahora nos chantajea con acusarnos. Les digo esto porque ustedes sin saberlo hacen que continue con estas extorsiones. Gracias por atender mi carta.