domingo, 5 de mayo de 2013

Comida Guerrerense

Urge el registro de los procesos de elaboración de la comida guerrerense, afirma investigadora francesa

.
La investigadora francesa Françoise Aubaile-Sallenque dijo que es necesario un registro impreso que detalle los procesos de elaboración de alimentos en la comida mexicana y guerrerense, puesto que la constante emisión publicitaria, resultado de la venta de comida rápida a nivel mundial, modifica hábitos culturales milenarios.
Durante su participación en el simposio internacional de medio ambiente y turismo, efectuado como parte de las actividades de la maestría en turismo convocada por la Universidad Autónoma de Guerrero (UAG) y que terminó ayer en Tecpan, la especialista en antropología de la alimentación expuso que la integración de dietas en las distintas culturas mundiales, son resultado de adaptaciones al medio ambiente, que ofrece para cubrir sus requerimientos nutricionales.
Ante medio centenar de asistentes, destacó que los hábitos alimenticios tienen una gran influencia religiosa y que la mayoría de las veces, el “alimento base” es ofrendado a la cosmogonía de las culturas que lo ofrecen, pero que además, implica la elaboración de cocinas sumamente complejas que incluyen especias, colores, olores y sabores únicos que diferencian unas culturas de otras.
“En las cocinas existe una adaptación marcada por criterios comprendidos entre el medio ambiente y la sociedad, porque existe una comida como alimento social, aunque ahora la vida moderna ha generado cambios importantes”, dijo la especialista ecoantropóloga y etnobióloga del Museo Nacional de historia natural de París.
Mencionó también la estrecha relación que hay entre los calendarios religiosos y la disposición de antiguas recetas de “gustos ostentosos” que las familias y grupos poblacionales realizan en fechas importantes, que van desde las celebraciones como uniones matrimoniales, a las marcadas por las tradiciones populares como los días de Navidad en los países del mundo o el Día de Muertos en México.
Habló también de que ahora, el alimento también marca la mejora económica de los países, debido a que las proteínas y su origen, representan el poder adquisitivo de las culturas en el mundo contemporáneo.
Cuestionó la ausencia de una “memoria de los alimentos” en culturas milenarias, así como la falta de metodologías que transmitan las técnicas de cocina a nuevas generaciones. Dijo que falta estudiar también la influencia de los migrantes en la comida de los pueblos a donde llegan, aunque mencionó la presencia de comunidades de latinos en Estados Unidos, como ejemplo de ese fenómeno.
Explicó que con el flujo migratorio en todo el mundo, también se intensifica la circulación de objetos transculturales que dinamizan la apropiación de alimentos, recetas, estilos alimentarios en muchas partes del mundo.
Al final indicó que la alimentación, como un patrimonio mundial, de manera concreta las cocinas tradicional mexicana, así como la comida gastronómica de los franceses, la dieta mediterránea y la elaboración del pan de especies de en el norte de Croacia forman parte del patrimonio del mundo.
En el simposio internacional, también participó el investigador Serge Bahuchet, quien habló de la estrecha relación de adaptación de vida de los pueblos, a partir de su medio ambiente.
.
Consulta en:
http://suracapulco.mx/archivos/78997

No hay comentarios: