domingo, 22 de diciembre de 2013

Plan de Trabajo para la FUNDAG


PROPUESTA DE PLAN ANUAL DE TRABAJO 2014  

i. VISIÓN RETROSPECTIVA
Desde que la Fundación Académica Guerrerense (Fundag) fue constituida, hace casi dos décadas, el trabajo ha sido su constante histórica. Los miembros fundadores pensamos una asociación que fortaleciera la cultura jurídica, pero que también reflexionara, de manera inter y multidisciplinariamente, sobre los problemas de la entidad guerrerense y expresara su sentir sobre lo acontecido en el ámbito nacional.
El próximo mes de mayo nuestra asociación cumplirá su aniversario número diecinueve. Parece apenas un instante en la línea del tiempo, travesía no exenta de obstáculos, superados gracias al talento e inteligencia organizativa de sus presidentes y las aportaciones solidarias de sus socios más cercanos.
Hoy que comienza una nueva coordinación de esfuerzos se hace patente hacer un balance de los objetivos alcanzados, así como de las acciones de cara al futuro. ¿Qué ha aportado la Fundag al estado de Guerrero y al país? ¿Cuáles han sido nuestros logros para revertir el estado de penurias públicas en el que realizamos nuestras actividades familiares y profesionales cotidianas?
Sin duda que bajo el mando visionario de nuestros anteriores presidentes, los colegas César Julián Bernal y David Cienfuegos Salgado, la Fundag se ha constituido en un referente académico en el ámbito local por sus aportes bibliohemerográficos, pero también por los distintos eventos culturales que ha organizado en estos casi veinte años.
Vio la luz la revista académica Lexturas Guerrerenses, que gracias al esfuerzo de los años universitarios de David Cienfuegos, se convirtió rápidamente en una fuente jurídica de consulta obligada para aquellos que quisieran acercarse a los avances de investigación y opiniones de prestigiosos juristas nacionales y locales.
En la Fundag editamos diez números sorprendentes: sobre todo porque hace casi cuatro lustros las publicaciones periódicas jurídicas brillaban por su ausencia en territorio guerrerense. Plumas de investigadores de la UNAM, de académicos de la UAG y de servidores públicos, sobre todo, operadores del Derecho, aportaron sus reflexiones sobre la complejidad de la relación entre el mundo fáctico y el del deber ser jurídico. Pero en sus páginas también quisimos divulgar los instrumentos normativos y creaciones jurisprudenciales que –estuvieron- y están vigentes desde entonces.
Eran los inicios de una organización civil con la que buscábamos aportar ideas y acciones académicas para motivar un estado de cosas distinto. Nuestros sueños juveniles se cimbraban ante un escenario, por demás, difícil: cero crecimiento económico, injusta distribución del ingreso, ambiente tendiente al clientelismo y la violencia, fuerte déficit del gen democrático ante un régimen autoritario, debilidad creciente de las instituciones para revertir el hambre y la ignorancia arraigados en amplios sectores de la sociedad suriana, y un larguísimo etcétera.
Hoy, esos problemas o han crecido o han mantenido su inmisericorde potencial destructivo.
Ante ese panorama, aun con los destellos de frágiles luces al final del túnel, la tarea de concientización y de cambio de mentalidades representa un reto enorme para todos los guerrerenses. Temas de moda como la transparencia, el combate a la corrupción, el respeto por los derechos humanos, el enfoque transversal de género, el empoderamiento ciudadano y la construcción de capital social o la propuesta de novedosos métodos para dirimir conflictos, no son nada, si no tenemos lo básico: valores cívicos; cultura de la legalidad; fortaleza, en serio, del espacio público; una economía pujante y una política fiscal de Estado que redistribuya lo que la sociedad de mercado nunca podrá distribuir.
Por eso, en la Fundag, conscientes de esos y otros retos, no únicamente editamos aquella revista, también aportamos a la opinión pública obras bibliográficas donde diferentes actores han registrado sus aportes teóricos, humanistas, culturales, e inclusive, artísticos. Como botón de muestra uno de los más recientes libros en homenaje a todo un personaje dentro del Poder Judicial Federal, el magistrado César Esquinca Muñoa, intitulado: El Derecho Mexicano Contemporáneo, Retos y Dilemas; en cuya coordinación estuvo, otra vez, el talante académico de David Cienfuegos y el de otro de nuestros brillantes asociados: Jesús Boanerges Guinto López.
Y organizamos conferencias, seminarios o foros para la expresión plural de diferentes voces en un ambiente de tolerancia hacia lo diverso. Dos momentos estelares pueden recordarse por su originalidad y éxito: el seminario sobre Guerrero y los Retos del Nuevo Siglo; encuentro rico en visiones evaluadoras distintas sobre la política, la economía, la cultura, la demografía, los derechos humanos y la ecología en este pedazo geográfico del país; así como el Foro sobre un Nuevo Régimen Jurídico para la Universidad Autónoma de Guerrero, en un momento en el que parecía una herejía reflexionar acerca del futuro de nuestra alma mater, más allá de los muros universitarios.
Pero también, gracias al sentido de innovación tecnológica de los presidentes anteriores, la Asociación abrió su propio blog para difundir los diferentes quehaceres de los guerrerenses y las distintas realizaciones culturales ocurridas en territorio del sur. La difusión de lo nuestro, de lo que provoca y evoca la identidad suriana, va de las creaciones literarias a la exquisita gastronomía local, pasando por la divulgación de tradiciones, costumbres y el orgullo de nuestro pasado histórico.
En fin, hace casi veinte años nació el sueño de un puñado de jóvenes universitarios inquietos por hacer valer su voz, a pesar de diferencias políticas o ideológicas, en torno a lo que nos es común: el origen guerrerense de nuestro ser y de nuestros ancestros, el deseo permanente, más allá de la distancia geográfica, de ver un mejor Guerrero del que observaron nuestros abuelos o nuestros padres y el de reflexionar críticamente sobre el entorno social que les espera a la nuevas generaciones de surianos. 
           ii. RETOS INSTITUCIONALES
De frente al futuro, los objetivos a cumplir son de diverso tipo. Por un lado, se hace necesario fortalecer los lazos de cooperación con otras organizaciones de la sociedad con similar misión y visión, sin descuidar el enlace con las entidades públicas de educación superior o centros de investigación que tengan idénticas metas por cumplir.
Otro reto valioso consistirá en tener una mayor y mejor presencia en distintos medios de comunicación estatales y, de ser posible, nacionales. Así, los productos y actividades de la Fundación tendrán una oportunidad ampliada de ser conocidos e incidir en los espacios informativos de radio y televisión.
Pero quizá la meta mayor se encontrará en involucrar permanentemente en las acciones a un número nutrido de asociados que hoy, por diversas razones, no consideran oportuno o prudente involucrarse a fondo en las tareas institucionales. Así como el concretar añejas metas no cumplidas, ya sea por los vientos adversos de la inanición o por las penurias pecuniarias, siempre presentes.
A todo esto habría que agregar la incorporación de nuevos socios que vengan a aportar sus habilidades y conocimiento innovador para mejorar los proyectos colectivos. Pero el hilo conductor deberá seguir siendo el debate reflexivo de las ideas y análisis de escenarios a través de producciones editoriales y foros abiertos al encuentro de distintas voces que busquen expresarse.
La semilla ha germinado con creces, en estos tormentosos años, pero para que se convierta en un fruto maduro habría que hacer un llamado a la cohesión organizativa de nuestros integrantes y a convertir a la Fundag en un ágora revitalizado que permanentemente tome el pulso de lo acontecido para polemizar, para invitar a la discusión pública y para proyectar una entidad federativa o un país menos desigual del que ahora tenemos. Y en el que también se ponga en un sitial merecido al guerrerense esforzado, bien intencionado, honesto, solidario y participativo.
                           Chilpancingo de los Bravo, Guerrero; diciembre de 2013.
                                    A t e n t a m e n t e
                                    La Mesa Directiva

No hay comentarios: