lunes, 30 de diciembre de 2013

Sobre tianguis de Chilapa

Tras la tormenta Manuel y a unos días de terminar
2013, vendedores reclaman que el último domingo del año fue muy malo para ellos

Bajan las ventas del tradicional tianguis de Chilapa, se quejan

ARTURO DE DIOS PALMA (Corresponsal)
Chilapa, 29 de diciembre.
Este domingo fue el último en el años del tradicional tianguis de Chilapa. El final, no obstante, no fue el esperado: el paso de la tormenta Manuel provocó que las ventas de los artesanos bajaran hasta en 50 por ciento y que muchos de lo compradores de Puebla, Morelos o Guadalajara este fin de año no llegaran.
Durante todo 2013 el tianguis se reconstruyó domingo a domingo, excepto, los dos que le siguieron tras el paso de la tormenta.
El tianguis dominical de Chilapa es un mosaico de colores. Por todas partes desde su inicio hasta su final se muestran torres construidas con jamaica, jitomate, chile, cebolla morada, maíz y manojos de ajos. Pero también se logran ver canastos de pan; máscaras de tigres pintadas por artesanos chilapeños, bolsas, collares, aretes, pulseras, anillos, sombreros, todos elaborados con palma de zoyate, que se cosecha en la región, así como los trajes tradicionales (Acateca y el colorido de San Jerónimo Papantlá).
El tianguis es una línea tan larga donde se puede encontrar casi de todo: el disco o película pirata, que en este momento esté en cartelera en cualquier sala de cine del país; también una prenda (ropa y accesorio) de imitación. Todo esto ocurre cualquier domingo del año.
Pero una de sus calles se convierte en un gran restaurante. Pozole, mole rojo y verde, fiambre, gallina rellena, chiles rellenos, chilate (la bebida elaborada a base de cacao) y el caldo rojo de res con verduras como acá se le llama, así como cualquier tipo de antojito mexicano, se puede comer. Y de postre, un pastel Bien me sabes o un mezcal para la digestión lo llevan hasta la mesa.
Pero este fin de año no fue el mejor. La consecuencias de la tormenta Manuel le mermaron la temporada de fin de año del tianguis dominical.
De acuerdo con los artesanos de la comunidad de Aya-hualulco las ventas cayeron hasta un 50 por ciento.
Una de ellas ejemplificó que el año pasado elaboró y vendió 400 coronas de Navidad. Pero este año muchas de ellas las continua ofreciendo y otras más, dice la artesana, las tuvo que embodegar.
Para los artesanos, sobre todo los de Ayahualulco donde se produce la mayoría de la artesanía del municipio, esta temporada de fin de año fue mala. Desde octubre estuvieron esperando a los mayoristas de Puebla, Cuernavaca, Guadalajara que les compran gran parte de sus artesanías, pero muchos de ellos no llegaron.
“Desde octubre tu ves en las colas de camionetas en el bulevar que vienen a comprar la artesanía, este año estuvieron bien poquitas”, explica una artesana.
La atmosfera que se vivió en este último domingo de tianguis confirma los dichos de la gente: los pasillos, sobre todo donde están los artesanos lucieron semivacíos, pocos los turistas se vieron comprando pero en cambio se miró a muchos comerciantes esperar clientes.
-
Consulta en:

No hay comentarios: