lunes, 30 de diciembre de 2013

Venta de piñatas

Fue 2013 año piñatero, comenta la fabricante Susana Dimas

Compiten elaboradoras de piñatas con la figura de Santa Claus

FRANCISCA MEZA CARRANZA
La temporada decembrina logra combinar la tradición mexicana de las piñatas con la figura extranjera de Santa Claus; para la familia Dimas Año Nuevo es su día, así como cada comerciante lo tiene en distintas temporadas.
Susana Dimas, integrante del negocio de piñatas ubicado desde hace 30 años en la esquina formada por las calles Michoacán y Uruapan, de la colonia Progreso, comenta que la venta de las piñatas es un poco variante y por lo regular siempre hay un año más piñatero que otro; afortunadamente 2013 lo fue.
No obstante reconoce que la venta de piñatas ha disminuido en la época decembrina porque “se están agarrando otras tradiciones” como Santa Claus, aunque a la par, ambas tradiciones han logrado fundirse.
Recuerda que fue su hermana la que comenzó con el negocio y que a la fecha se ha mantenido; asegura que por lo regular la producción de piñata son negocios familiares que se mantiene con el paso del tiempo.
En Navidad las peticiones de los clientes siempre son figura de pinos y Santa Claus; ya para fin de año siempre se piden las figuras del año viejo, representado por un anciano; el año nuevo, por un bebé y la estrella de siete picos que representan los siete pecados capitales, que se rompen a fin de año.
Doña Susana comenta que los precios son variantes según el tamaño, color y figura; de manera general ha incrementado porque el precio de las ollas que ellos adquieren por docena subió 20 pesos.
Los precios oscilan entre los 50 y 80 pesos; sin embargo, comenta que hasta en las casas de las familias más humildes se rompen piñatas como parte de la tradición para terminar con lo malo y comenzar un año nuevo mejor.
Susana Dimas platica que también los colores de las piñatas tienen un significado para los clientes: el amarillo significa dinero, el blanco es pedido por aquellas personas que se quieren casar, el rojo para el amor y el morado para la fortuna.
También tienen pedidos durante todo el año para despedidas de solteras, el 14 de febrero y el Día del Niño.
A manera de broma la señora Susana expresa que le cobrarán al gobierno porque se han convertido en un atractivo más para los turistas pues hasta los extrajeros que llegan en barco son llevados en recorridos por esas calles, conocidas por la variedad en los negocios de piñatas.
Sin embargo, informó que debido a la inseguridad la dinámica ha cambiado pues ahora muchos de los turistas toman fotos y videos desde sus coches y no se bajan.
Dijo que algunos sí compran pero por lo regular las de cartón y pequeñas por los costos que les provoca el trasladarlas de país en país.
.
Consulta en:
http://www.lajornadaguerrero.com.mx/2013/12/28/index.php?section=sociedad&article=007n2soc

No hay comentarios: