viernes, 31 de enero de 2014

Impactos de la contigencia en Guerrero

XAVIER CARRETO A.

Los impactos de la contingencia en Guerrero

Entre los impactos económicos por las intensas precipitaciones pluviales de septiembre de 2013, deben distinguirse el costo asociado a la riqueza perdida en las siete regiones del estado: casas-habitación, carreteras, puentes, infraestructura hidráulica, hectáreas de cultivos, escuelas, centros de salud, etcétera. Asimismo, deben considerarse los impactos positivos para la actividad económica por las lluvias, el pago de seguros, al igual que los gastos ligados a la reconstrucción como los recursos aportados por el Plan Nuevo Guerrero a nuestra entidad por el gobierno de la república por el orden de 30 mil millones de pesos, que son los más cuantiosos, sobre todo los destinados a los rubros de la reposición y mejoramiento de la infraestructura hidráulica, educativa, las carreteras y la Autopista Intercostera de Chiapas a Michoacán, que recorrerá los 526 kilómetros del litoral guerrerense; rezonificación y reconstrucción de casas afectadas por las inundaciones; los orientados a la preservación del medio ambiente y salud; la modernización del puerto de Acapulco; el plan integral de conectividad que ampliará la red de fibra óptica.
Al igual que los recursos procedentes del Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden), así como la disposición de éstos y otros recursos como el crédito que hasta por 865 millones de pesos autorizó el Congreso al Ejecutivo; igualmente, los recursos provenientes de programas como los del Instituto Nacional de la Economía Social, el Programa Nacional de Financiamiento al Microempresario, el Procampo, los Programas de Garantías y el Fondo para la Inducción de Inversión en Localidades de Media, Alta y Muy Alta Marginación, el Programa Reconversión Productiva, el Fondo de Apoyo Rural para Contingencias Climatológicas; además, tratándose de la minería –en donde tenemos buenas perspectivas–, el Fideicomiso para el Fomento Minero y el Programa de Promoción del Desarrollo y la Competitividad de Empresas Mineras. Todos estos mecanismos de financiamiento gubernamental deben formar parte no sólo de la restauración de la infraestructura afectada, sino también de un programa que desarrolle la conectividad logística, la promoción de un desarrollo regional equilibrado y la calidad de vida de los guerrerenses, considerando los siguientes líneas: la infraestructura carretera que garantice una mejor movilidad en, al menos, las 81 cabeceras municipales y las siete regiones; puertos en las regiones de las dos costas, telecomunicaciones y el mejoramiento de los aeropuertos de Acapulco e Ixtapa-Zihuatanejo.
La sociedad guerrerense exige mejores autopistas, carreteras regionales, libramientos y caminos rurales que ayuden a reducir los tiempos de traslado y los costos a la movilidad de sus ciudadanos y su producción de forma segura y eficiente.
Por otra parte, este es el momento oportuno, la sociedad guerrerense y el gobierno estatal y los municipales, con el respaldo de la Federación, debemos impulsar un crecimiento económico alto, sostenido y sustentable para disminuir la pobreza que limita la calidad de vida de dos tercios de nuestra población. Para esto, incrementar la productividad del estado de Guerrero es una condición necesaria para edificar una entidad próspera. Y para lograrlo será menester crear las condiciones que contribuyan a que empresas y personas tengan el ambiente adecuado que les ayude, con el acceso a insumos esenciales, entre otros, créditos, energía, telecomunicaciones a precios competitivos para realizar actividades productivas de calidad y artículos a menor precio, que impulsen el empleo, preferentemente para nuestros jóvenes.
Especial cuidado deberá ponerse para que las oportunidades de desarrollo se realicen en las siete regiones de la entidad, que se incluya a todos los sectores de la actividad económica y a todos los grupos de la población, privilegiando a las zonas indígenas en los municipios de La Montaña, Costa Chica, Norte y Centro. Especial énfasis habrá de ponerse en democratizar la productividad y para esto se requiere hacer a un lado obstáculos que limitan a sectores de la población que forman parte de la economía informal, donde realizan sus actividades ocho de cada 10 guerrerenses, lo cual afecta nuestro crecimiento, ubicando a Guerrero entre las tres entidades más pobres del país.
Asimismo, mediante políticas públicas bien definidas y evaluadas sistemáticamente, se debe impulsar el uso eficiente de los recursos productivos de nuestra economía, empezando por mejorar la mano de obra, haciéndola más calificada, al tener una estrecha vinculación entre las empresas y los centros educativos de educación media superior y superior; específicamente con la Universidad Autónoma de Guerrero, las universidades privadas, los tecnológicos regionales y las diversas instituciones del nivel medio superior, que les ayude a obtener su primer empleo; impulsando igualmente la capacidad productiva de la población.
.
Consulta en:

No hay comentarios: