viernes, 31 de enero de 2014

Sobre Centro Cultural Cristo Rey

Piden creadores a Conaculta y a diputados que esclarezcan la entrega de 27 millones de pesos a catedral de Acapulco

 
*En documento enviado al arzobispo Carlos Garfias Merlos y al diputado federal Manuel Añorve, quien habría gestionado la entrega de esos fondos, rechazan “la corrupción, el tráfico de influencias y el cinismo con el que fueron etiquetados los recursos”
Óscar Ricardo Muñoz Cano
Miembros de la comunidad cultural de Acapulco que conformaron el Comité por una cultura libre, acompañados por miembros de la organización Yo soy 132 Acapulco, repudiaron de manera conjunta el otorgamiento de 27 millones de pesos al Centro Cultural Cristo Rey para la construcción de un auditorio en la nueva catedral de Acapulco, cuestionaron de manera pública a los involucrados respecto a la opacidad que hay en esa entrega de recursos, y demandaron a Conaculta y a la Cámara de Diputados el esclarecimiento de la entrega de los recursos.
En conferencia de prensa en la Biblioteca Pública Alfonso G. Alarcón, del zócalo, escritores, directores teatrales, promotores culturales y artistas plásticos, dieron a conocer un documento que fue enviado al arzobispo de Acapulco Carlos Garfias Merlos y al diputado federal Manuel Añorve, entre otros, para externar su rechazo por “la corrupción, el tráfico de influencias y el cinismo con el que fueron etiquetados estos recursos”.
En la carta, leída por el escritor Antonio Salinas, se afirma que ambos personajes “no ocultaron su felicidad por haber conseguido tales recursos para erigir un centro cultural con evidentes fines religiosos y a expensas del dinero que como contribuyentes pagaremos, puesto que como ellos mismos informaron, hay siete millones más ya etiquetados para el año próximo a la misma causa”.
Tras indicar que varios medios de comunicación le han dado seguimiento a la noticia, en el documento se le solicita al Congreso de la Unión, en especial a la comisión correspondiente, que explique cómo y por qué aprobaron este proyecto; se le demanda al presidente del Conaculta que revise y coteje con la realidad el proyecto que a su dependencia enviaron para su aprobación, indicando que “¿acaso no generó sospechas el hecho de invertir tanto dinero en sólo un auditorio y un par de aulas que estarán debajo de la nueva catedral de Acapulco?”.
Mención aparte hicieron del diputado federal Manuel Añorve Baños, de quien dijeron que “lo menos que podemos decirle es que nos desconcierta e indigna su nueva faceta como gestor cultural, ya que en su etapa como presidente municipal de Acapulco y responsable directo del desarrollo cultural se perdieron, entre otras cosas, el centro cultural La Casona de Juárez, el Museo de la Máscara y se abandonó con descaro el Festival Internacional de La Nao, por lo que le exigimos que muestre respeto por Guerrero, especialmente por Acapulco, ciudad con la que tiene una seria deuda por el despojo histórico que cometió”.
Del mismo modo, el texto cuestiona al arzobispo de Acapulco, Carlos Garfias Merlos: “¿Está consciente de que su arquidiócesis recibirá dinero a través de una asociación civil de parte de un Estado laico que en sus leyes prohíbe esos nexos?”.
Firmada hasta el momento por casi 200 personas, como el escritor Luis Zapata, el periodista Fernando de Ita, la cantante Ela Laboriel y las artistas plásticas Arely Eunice y Sol Natividad, entre muchos otros,  concluye: “Esta comunidad cultural, unida y activa, estará pendiente de las acciones que emprendan al respecto; queda en ustedes la conclusión de este vergonzoso asunto”.
Luego de indicar que se han entregado copias a los anteriormente mencionados y al presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes Rafael Tovar y de Teresa, así como al presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados, Sergio Manzur Quiroga, exigieron que se esclarezca la entrega de esos recursos y, antes de pedir que se devuelvan, demandaron la reorientación de ese dinero.
En su intervención, el escultor Jorge Alfaro aseguró que hay temor del sesgo que la Iglesia tiene per se acerca de la cultura, recordando además que Guerrero es un estado pobre, atrasado y que el dinero debería ir a donde las instituciones sepan y se dediquen de manera exclusiva a la cultura; “estaremos muy atentos de que se haga cultura universal, pues suponemos se harán actividades relacionadas a acervar las creencias religiosas”. Agregó que “no se trata de un asunto religioso sino de respeto a las leyes que se supone nos rigen”.
Así también el escritor Carlos Rosas manifestó que más allá de otorgamiento de tanto dinero para un solo auditorio: “estamos hablando de un acto de corrupción entre el diputado Manuel Añorve y la fundación Cristo Rey”, pues declaró que sin bien el arzobispo Garfias se ha deslindado del asunto asegurando que fue una asociación civil quien hizo las gestiones, él mismo la preside a la par de Mari Trini Suchowitzki: “ella fue directora de Relaciones Públicas de Manuel Añorve cuando él era alcalde”, indicando que no es casualidad.
“Vemos cómo estas dos personas que le hicieron mucho daño a la comunidad cultural, se están combinando nuevamente…”,
Finalmente Darío Velasco, de la organización Yo soy 132 Acapulco, refirió que hay tantas cosas donde se puede invertir el dinero que resulta absurdo e indigno invertir 27 millones de pesos en un auditorio solamente; “desconocemos qué actividades han hecho (en el centro cultural) y no sé cómo pueden merecer 20 millones de pesos…”.
Por ello, mencionaron que más que hacer exigencias de más proyectos, más allá de peleas legales, se les pide a los involucrados, en especial al arzobispo, “un ejercicio de reflexión”.
.
Consulta en:
http://suracapulco.mx/archivos/128552

No hay comentarios: