viernes, 31 de enero de 2014

Sobre designación titular de la Coddehum

Al gobierno le preocupa el control de las instituciones, reclama

Critica director de Tlachinollan designación de Ramón Navarrete en la Coddehum

HÉCTOR BRISEÑO
El director del Centro de Derechos Humanos de La Montaña Tlachinollan, Abel Barrera Hernández, criticó el nombramiento del nuevo titular de la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos (Coddehum) del estado, Ramón Navarrete Magdaleno, al expresar que más que los derechos de las víctimas, al gobierno le preocupa el control de las instituciones, en lugar de atender verdaderamente las recomendaciones de los organismos defensores de garantías individuales.
El antropólogo indicó que a la autoridad le interesa mucho menos velar por las necesidades de la población que ha sido vulnerada, como los familiares de asesinados, desaparecidos y perseguidos.
El director de Tlachinollan mencionó que “es un anuncio de lo que va a seguir viniendo, que es el controlar las instituciones para poder acallar las demandas de la ciudadanía; es arrebatar el patrimonio de la sociedad e imponer cotos de poder dentro de una organización que ha sido labrada por las víctimas, por la gente”.
Sostuvo que “hay un uso político de las instituciones encargadas de defender los derechos humanos; hay una introducción del Ejecutivo en decisiones que tienen que ser del consejo técnico”; y sostuvo que “lo han llevado a un manoseo perverso para controlar las pocas instituciones que han estado respondiendo a las demandas de la sociedad”.
Advirtió que “quieren domesticar los derechos humanos a modo de las autoridades y eso es grave, porque es fortalecer el autoritarismo, el monopolio de las instituciones y el acallamiento de la ciudadanía”. En la opinión del director de Tlachinollan, el método para nombrar a Navarrete Magdaleno “es un indicador claro de la falta de respeto que hay hacia las organizaciones públicas defensoras de derechos humanos, no es una cuestión legaloide, es una cuestión de principios, de ética, de demostración de que se tienen que respetar las instituciones generadoras de ciudadanía”.
Barrera Hernández señaló que hay doble moral de las autoridades estatales, pues por un lado denigran, desvirtúan y descalifican a la Comisión Nacional de Derechos Humanos, y por otro se entromete y manosea la Coddehum de Guerrero.
Manifestó que “ahí vemos que no hay respeto, y eso es peligroso porque hay una regresión”, y lamentó que “no hay una ley que actualice una comisión que esté a la altura de los principios internacionales, autónoma, ciudadanizada, con su propio peso organizativo, representada y respetada por la sociedad civil”.
.
Consulta en:

No hay comentarios: