domingo, 2 de febrero de 2014

Abogados y lectura, en Acapulco

Muchos profesionales de las leyes tienen faltas de ortografía, se queja la directora de la biblioteca estatal especializada en derecho

Critican desinterés de abogados por la lectura

CLAUDIO VARGAS
El deseo por la lectura se ha perdido, incluso hasta en los profesionales de las leyes, quienes no solamente tienen faltas de ortografía en sus documentos que elaboran, sino que además cuando se enfrentan a la elaboración a mano de un escrito no saben cómo hacerlo, porque por lo general están acostumbrados a usar formatos ya establecidos en la computadora, afirmó la directora de la biblioteca estatal de especialidad en derecho, Sonia de León Martínez.
La biblioteca de especialidad en derecho Nicolás Salinas Sotelo, localizada en la calle Quebrada de la colonia Centro, es poco frecuentada por los profesionales del derecho, en un día apenas si llega un estudiante y muy a lo lejos un abogado a consultar algunos libros en materia penal o civil, dijo De León Martínez.
“Lo grave de todo esto, es que inclusive en las agencias del Ministerio Público, quienes se ostentan como abogados penalistas, ni siquiera saben redactar una denuncia de hechos, algunos simplemente abren formatos ya establecidos, donde cambian el nombre del denunciante y ponen una que otra cosa, porque el documento ya está casi terminado”, explicó la también abogada de en derecho.
En ese sentido, dijo que en la biblioteca de especialidad existe un sinnúmero de libros y enciclopedias del derecho, un gran acervo de consulta que bien pudieran ser consultados por abogados, estudiantes del derecho y litigantes de juzgados, pero que nadie de ellos visita ese lugar.
Lamentó el desinterés por la lectura, porque dijo que un pueblo se mide por su cultura, si no leen, es casi seguro de que no tengan la capacidad de conocer el mundo de las letras, en consecuencia, los profesionales del derecho se van más por los formatos que por redactar ellos mismos con su puño y letra las demandas que llevan ante las autoridades judiciales de sus clientes.
Pero sin duda lo que de alguna manera también ha alejado a los estudiantes del derecho de la consulta de libros en esa biblioteca especializada en derechos, es que con la llegada de las computadoras y celulares modernos, ya todo lo encuentras en internet, pero una cosas también es muy cierto, quienes no leen un libro, menos se espera que lea páginas electrónica de esos manuscritos, simplemente lo usan para bajar y copiar tal cual, algunos contenidos, que inclusive lo usan como tareas de la universidad que los engargolan con todo y ventas de publicidad y sin siquiera saber lo que ahí han puesto, explicó la jurista.
.
Consulta en:

No hay comentarios: