martes, 4 de febrero de 2014

Vida en Tierra Caliente

Reclaman “un poquito de seguridad” para salir adelante

En Tierra Caliente se paga por vivir; casi no hay gente ya, dicen calentanos

JESÚS PINTOR 
Pungarabato, 3 de febrero.
 La calentana se ha convertido en una región donde se paga por vivir, concluyeron políticos, empresarios y gente común, quienes coincidieron en que “casi no hay gente ya”, debido a las estrategias gobiernistas fallidas; un lugar, Tierra Caliente, donde se necesita “un poquito” de seguridad para trabajar, expusieron por separado y en diferente momento.
El empresario Juan Olea Pliego, a quien le han secuestrado a familiares, exclamó que “se están acabando a la gallina de los huevos de oro”, una gallina cada vez más apocada y con menos ruido.
¿En Tierra Caliente se paga por vivir?, se preguntó el síndico procurador, René Rabiela Tapia, para enseguida responderse: “la gente necesita un poquito de seguridad, y verdad de Dios que salimos adelante”, expuso quien intentó hacer crecer un tianguis semanal a dos días, pero se cerró “porque nos convencimos de que la gente está empobrecida y no tiene para comprar”.
Es un lugar donde el peligro “convive con nosotros, pero saldremos adelante, como gobierno hace falta que trabajemos coordinadamente los tres niveles, pues veo y siento entusiasmo de la gente para salir adelante”, expresó el presidente municipal, Reynel Rodríguez Muñoz.
Hay una gran desolación y desempleo, abundó, no como hace 10 años “que hasta se les tenía que rogar para que trabajaran”.
No será bala con bala la solución, opinó por su parte el columnista Alfonso Portillo Vargas, “creo que se debe trabajar con el cerebro antes que con las patas, la simulación es clara, pues donde está el poder es donde se arma todo a favor de ellos y en contra del pueblo, considero que Tierra Caliente ya no resiste más”.
–¿Y cómo lograrlo?
“Es un asunto muy complejo, hay miedo, hay incertidumbre, hay pobreza, hay éxodo, pero al mismo tiempo hay ganas por sobresalir y emprender la ruta del desarrollo”, expresó el diputado local, Nicanor Adame Serrano; “consideró que uno de los trabajos alternos al mismo tiempo que se combate a la inseguridad, debe ser el desarrollo del campo”.
El que se pague por vivir en la región calentana es un asunto que nadie puede negar, dijo por su parte el diputado federal Catalino Duarte Ortuño, “pero por supuesto debemos de hacer trabajo a conciencia, no dejar a medias ni en proyectos lo que se requiere para salir del hoyo, la gente está desesperada, mucho dinero se desvía de varios programas cuando debería de llegar al pueblo”.
De allí la colaboración en conjunto, dijo por su parte el legislador local por el distrito 17, Elí Camacho Goicochea, quien consideró que se debe de trabajar en vez de reclamar, pues a los asuntos de primer orden como lograr la tranquilidad en una región como Tierra Caliente, “ya no deben darle más plazos”.
La violencia y el clima de inseguridad ha ido al alza, pronunció por su parte el reportero de nota roja Agustín Hernández Valerio, quien además se mostró contrariado por la información que dio a conocer Grupo Milenio sobre el descenso de 52 por ciento en asesinatos relacionados con el crimen organizado en el periodo de diciembre y enero, “son como 40 o más”, rebatió.
“El hecho de tocar fondo, indica que ya no se puede descender más en Tierra Caliente, donde todos pagan precisamente por vivir, dijo el director de Seguridad Pública de Pungarabato, Alfredo Cruz Valencia, quien expresó su esperanza de que la situación termine pronto.
.
Consulta en:

No hay comentarios: