miércoles, 23 de julio de 2014

Cultura de...

EDITORIAL LA JORNADA GUERRERO 23 DE JULIO DE 2014

Los guaruras

Salió demasiado generoso el gobernador Ángel Aguirre Rivero al disponer imponentes aparatos de seguridad a sus funcionarios, ex funcionarios y otras personas que nada tienen que ver con su administración.
Hay muchos policías municipales estatales y federales comisionados a la seguridad de personas totalmente ajenas a la administración pública. Podemos citar aquí muchos ejemplos claros de quienes tienen guaruras pagados por el estado, haciendo aspaviento y gala de prepotencia. Por citar un caso –y esto porque él lo hizo público–, el de David Jiménez Rumbo, quien hace tiempo dejó de ser secretario de Desarrollo Social. Durante muchos años tuvo escolta a su servicio, y ayer denunció en conferencia de prensa que le fue retirada por órdenes del gobernador, a quien culpó de lo que le pase.
Si Jiménez Rumbo no dice públicamente que tenía guaruras y que ahora le fueron retirados, quizá nadie se hubiera enterado de que los tenía. Ahora la pregunta obligada es: ¿a razón de qué o por qué el citado ex funcionario tenía guardaespaldas pagados por nómina del gobierno del estado, asi como camioneta blindada también propiedad de Casa Guerrero? O la pregunta más directa: ¿por qué el gobernador Aguirre Rivero permite que sus ex funcionarios ostenten camionetas blindadas, guaruras y policías, cuando hacen tanta falta a la seguridad de la población?
Otros que se desplazan en camioneta blindada del gobierno del estado y con guaruras son Evodio Velázquez Aguirre, quien es simplemente el secretario general de un partido político; Ramón Almonte Borja, ex secretario de Seguridad Pública; Bruno Plácido Valerio, de la Upoeg; el senador Armando Ríos Piter, y más ostentoso aun el senador Sofio Ramírez, con hasta cuatro camionetas de guardaespaldas.
Pero el que más llama la atención es el rector de la Universidad Autónoma de Guerrero, Javier Saldaña Almazán, quien cuando llega a un acto público parece que llega el gobernador. ¿Quién pone el mal ejemplo? ¿Cuántos guaruras y policías hay haciendo el trabajo de guardaespaldas de líderes, funcionarios y ex funcionarios?
El gobernador los mal acostumbró a que los cuiden, les compren las tortillas, les bañen sus perros y sus caballos, y ahora… si les pasa “algo”, el culpable será el mandatario.
Qué lástima, porque ya no podrán salir a la calle… si no hay quien los cuide.

No hay comentarios: