sábado, 13 de septiembre de 2014

Sobre Nicolás Bravo

Teresa Pavia Miller

¿En dónde estaba Nicolás Bravo cuando se realizó el Primer Congreso de Anáhuac en Chilpancingo, a partir de septiembre de 1813?
En ese tiempo Bravo tenía 25 o 26 años y había sido nombrado general en jefe de Veracruz por Morelos desde el verano de 1812. Un año después, su cuartel general era San Juan Coscomatepec, pueblo ubicado entre Huatusco, Orizaba y Córdoba, desde donde amenazaba a dichas villas así como al camino a Veracruz. Debido a su posición estratégica, el gobierno virreinal mandó a atacarlo al comandante Antonio Conti el 28 de julio de 1813, quien fue derrotado. El 5 de septiembre, el mismo Conti y Juan Cándano tuvieron otra batalla en aquel lugar de la que, afirmó Bravo, “salieron tan lucidos como de la primera". Así que los realistas sitiaron el pueblo, presumiendo que doblegarían a los insurgentes rápidamente, pero el sitio se alargó hasta el 4 de octubre. La férrea resistencia y, sobre todo, el rompimiento sin que las fuerzas virreinales se percataran de la salida de los insurgentes, acompañados de todos los habitantes del pueblo, elevó la reputación de Nicolás Bravo ante sus enemigos. En Coscomatepec enfrentó, venció y burló a militares de carrera y prestigio, además de que mantuvo ocupadas a las fuerzas del gobierno virreinal.
No obstante no haber estado presente en el Congreso insurgente celebrado en Chilpancingo, Nicolás Bravo estaba informado de lo que ahí acontecía. A los pocos días de romper el sitio, envió una carta al oficial realista José Manuel Panes, quien se encontraba en el puerto de Veracruz. En ella, lo invitaba a unirse a la insurgencia y le informaba de los avances de la lucha rebelde. La acompañó de varios documentos como una proclama de Morelos, emitida el 8 de agosto de 1813, en la que exponía los fines del Congreso insurgente; otra, del 18 de septiembre, en la que el mismo Morelos anunciaba su designación como Generalísimo encargado del Poder Ejecutivo, así como de un boletín expedido en el cuartel de Nicolás Bravo anunciando la instalación del Congreso insurgente. Esa carta y los impresos que anexó causaron un gran revuelo que llegó hasta España y provocó un comunicado del ministro español al virrey de Nueva España, en el que le pedía que tomara todas las medidas para frenar el avance de la revolución. 


Texto: María Teresa Pavía Miller, "Nicolás Bravo: su vida, acciones y pensamiento político".
Imagen: Nicolás Bravo, litografía de Debray, realizada en la segunda mitad del siglo XIX, AHEG, caja 6, exp. 10.

No hay comentarios: